Autor: Arnold Stephen Jacobs, Jr Género: , , ,
Rating

¿Qué sucede cuando un hombre de hoy en día se decide a vivir tal y como dicta la Biblia? No hablamos sólo de los Diez Mandamientos ni del «Ama a tu prójimo como a ti mismo», sino del sinfín de pequeñas reglas a menudo ignoradas. Déjate crecer la barba. Lapida a las adúlteras. No vistas ropas confeccionadas con mezcla de distintas fibras. El resultado es sorprendentemente, necesario y divertido: una mirada desvergonzada y respetuosa a un tiempo sobre el libro más influyente jamás escrito.

A. J. Jacobs, (Arnold Stephen Jacobs, Jr) un escritor agnóstico de Estados Unidos, asume y cuenta en un nuevo libro el reto de vivir durante todo un año siguiendo literalmente todos los preceptos de la Biblia, incluidos ocho meses al estilo del Antiguo Testamento.

Para A.J. Jacobs, escritor de la revista “Esquire”, lo del periodismo de inmersión es una cruz arrastrada con cierto gusto y bastante reconocimiento. Hace tres años publicó un libro sobre la aventura intelectual de leerse de principio a fin -44 millones de palabras- la Enciclopedia Británica. Esta temporada vuelve a las librerías de EE. UU. con un volumen basado en la experiencia de vivir un año completo siguiendo la Biblia de la forma más literal posible, incluidos ocho meses al estilo del Antiguo Testamento. Un reto de proporciones épicas para cualquier creyente pero especialmente para alguien como Jacobs, un judío de Manhattan no practicante y agnóstico.

Interesado en explorar el papel de la religión en el mundo -y con la asesoría de un selecto grupo de rabinos, sacerdotes y reverendos- el autor ha intentado poner en práctica y aplicar los más de setecientos preceptos, enseñanzas y consejos que contiene la Biblia. Lo que desde un punto de vista estético ha supuesto crecer una robusta barba durante 381 días y vestirse casi como figurita de nacimiento. Pero también replantearse su comportamiento cotidiano y su adormilada espiritualidad.

5De acuerdo a sus propias confesiones, nunca mejor dicho, el mayor reto de su experiencia ha sido no tropezar con la codicia, la mentira o el cotilleo. Según explica Jacobs “son pecados relativamente pequeños pero realmente matadores ya que mi año bíblico me permitió descubrir lo increíblemente habituales que son”. Aunque la mayor lección de su experimento ha sido que “tu comportamiento modifica tus creencias, si uno actúa como una buena persona, eventualmente uno se convierte en una buena persona”.

Con todo, “El año de vivir bíblicamente” (La biblia al pie de la letra, en su edición española)  no es exactamente una elaborada trivialidad. Sobre todo, cuando las encuestas indican que un cincuenta por ciento de los estadounidenses cree que la Biblia es la palabra literal de Dios, empezando por el Génesis. Lo que, según Jacobs, plantea el problema de que tomarse literalmente las Sagradas Escrituras puede conducir a actuar como un perturbado mental, apedreando adúlteros o comiendo insectos.

Uno de los preceptos que el autor ha seguido al pie de la letra, junto a no mezclar fibras diferentes en la vestimenta o combinar carne y lácteos en un mismo plato, es aquello de “creced y multiplicaos”. Durante este año de epifanías continuas, su esposa, Julie, ha dado a luz gemelos. En retrospectiva, Jacobs no tiene ninguna duda de que la Biblia es muchísimo más difícil que la Enciclopedia Británica. Con el agravante de que su trabajo, como periodista en Nueva York, no le ayuda tampoco mucho con la codicia, la vanidad, las mentiras y las murmuraciones.